24 de Abril 2007 - Managua, Nicaragua

Prueba de texto q aumenta


FotoTania Díaz Rivas

"La pobreza infantil total es una expresión de la exclusión social y el mecanismo por medio del cual ésta se reproduce. Si bien los niños que están en situación de pobreza moderada no sufren un deterioro serio en sus condiciones de vida, ven mermadas sus oportunidades futuras. La mala nutrición, el rezago y el abandono escolar, la falta de expectativas y la discriminación que sufren por ser pobres, no sólo afectan sus derechos en el presente, sino que los dejarán en los estratos más bajos de la escala social, haciendo que en la adultez reproduzcan la precariedad en su bienestar y, por tanto, afecten a las generaciones siguientes" (Ernesto Espíndola y María Nieves Rico, autores de la División de Desarrollo Social de la Cepal

Datos de la UNICEF, indican que el 40% de todos los niños de los países en desarrollo - más de 500 millones- luchan para sobrevivir con menos de un dólar diario, por lo que la pobreza es la causa de que millones de niños padezcan hambre, no reciban educación, salud, nutrición o se vean sometidos al trabajo infantil. Traduciéndose en un entorno que perjudica el desarrollo infantil de muchas maneras: Mental, física, emocional y espiritual. Por esta razón, la reducción de la pobreza debe comenzar con la protección y la vigencia de los derechos humanos de la niñez

Casi 63% de los niños, niñas y adolescentes de la región sufre algún tipo de pobreza



Según un estudio realizado por la Comisión Económica de América Latina y el Caribe (CEPAL) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), casi 63% de los niños, niñas y adolescentes de la región Latinoamericana sufre algún tipo de pobreza, definida en relación con las privaciones que afectan el ejercicio de sus derechos, además del nivel de ingresos de sus familias.

El Boletín número 10 de la Infancia y adolescencia sobre el avance de los Objetivos del Milenio (ODM), establece que al medir la pobreza sobre los principios de acceso y ejercicio de un número específico de derechos en dimensiones como nutrición, agua potable, saneamiento, vivienda, educación e información, se observa que en América Latina, en 2007, 32 millones de niños se encontraban en situación de pobreza infantil extrema, y la pobreza infantil total afectaba a casi 81 millones de menores de 18 años.

De igual manera, establece que la medición de la pobreza implica considerar pobre a un niño ante el incumplimiento de al menos uno de sus derechos humanos, económicos, sociales y culturales

Pobreza infantil y derecho en la medición



El modo en que se concibe y se mide la pobreza es relevante para definir políticas para su superación. En los estudios elaborados en el mundo el término “pobreza” tiene diferentes connotaciones, Sin embargo, hay consenso en que la pobreza es el resultado de procesos sociales y económicos –con componentes culturales y políticos. Asimismo, la pobreza se asocia fuertemente con la exclusión social y la desigualdad, que apelan a la falta de justicia y equidad en la distribución de los recursos como un factor central en su generación.

Hoy la pobreza sigue siendo un desafío para los países de América Latina. Debido a que, si se considera para su medición el ingreso de los hogares, se estima que en 2008 un 33% de la población se encontraba en situación de pobreza y cerca del 13% vivía en hogares con ingresos inferiores a los necesarios para satisfacer sus necesidades alimentarías

Respecto a lo anterior, las múltiples dimensiones de la pobreza contribuyen a captar las heterogeneidades de los pobres, tales como: Desigualdades de género, de pertenencia étnica, en la distribución del ingreso, etc.

De acuerdo al estudio elaborado por la CEPAL “Primer estudio comparado sobre pobreza infantil en América Latina y el Caribe”, se definió umbrales de privación moderada, que también reflejan necesidades que afectan el bienestar y el desarrollo de los niños. De este modo se midió la magnitud y profundidad de la pobreza infantil extrema (privaciones severas) y de la pobreza infantil total (la suma de las privaciones severas y moderadas) en los distintos países de la región. Por lo que esta mitología implica considerar pobre a un niño ante el incumplimiento de cualquiera de sus derechos, independiente de su localización geográfica, origen étnico u otras características sociales o culturales. Según el estudio Uno de cada cinco niños de América Latina está en situación de pobreza infantil extrema, lo que afecta a más de 32 millones de niños, mientras que la pobreza infantil total alcanza a 81 millones, prácticamente la mitad de esa población.

Reflexiones…



Según Alberto Minujin, Director de la iniciativa Equidad para la Infancia, la pobreza infantil no puede ser resuelta únicamente por medio del aumento de los niveles de ingreso individual: Es un problema complejo que necesita estrategias integrales que comprendan el fenómeno desde diferentes aspectos, por lo que es necesario implementar un sistema de protección integral y flexible, que garantice la defensa y el cumplimiento de los derechos que tienen todos los niños, niñas y adolescentes. Este, debe incluir asignaciones universales, sistemas de cuidado diario y desarrollo temprano, educación preescolar, primaria y secundaria de calidad y adecuados mecanismos de protección y justicia.

Cabe señalar que como la pobreza tiene muchas dimensiones, la respuesta del Estado para aminorarla también debe ser multisectorial. Las privaciones severas y moderadas de la población infantil pueden ser subsanadas con una intervención estatal directa para, entre otras cosas, garantizar la provisión de servicios de salud y nutrición, acceso a agua potable y saneamiento, a través de medidas indirectas mediante el aumento de los ingresos del hogar.