3 de julio de 2009 - Managua, Nicaragua
Doble Motivo para Celebrar!!!

Esta edición de El Observador Económico es doblemente especial.

Por un lado, es la edición número 200 de nuestra publicación. Después de 18 años de circulación, de forma ininterrumpida, esta revista ha alcanzado lo que muy pocas publicaciones no-masivas han logrado en nuestro país: perseverar en medio de la adversidad y de la incertidumbre.

Hoy más que nunca esa incertidumbre se hace evidente, en un mundo sumergido en una crisis económica y una depresión emocional, de la que aún no se avizora fin. Esa incertidumbre, que ha provocado ajustes, reajustes, cambios de modelos y reinvenciones tras reinvenciones de muchos medios y de muchas organizaciones, no ha dejado de tocar la puerta de nuestra propia casa.

Sin embargo, El Observador Económico sigue en pie de lucha, haciendo todos los esfuerzos para continuar brindando a nuestros lectores información económica actualizada, objetiva, sensata y madura, que les otorgue un poquito de claridad en medio de la nubosidad en este camino que vamos recorriendo.

Es por eso admirable el trabajo de todo el equipo que conforma esta publicación, los de hoy y los de ayer, que, a como veremos, han logrado escalar a un mejor lugar. El orgullo que sentimos con 200 ediciones es también un tributo a todas las personas que han hecho que este logro sea posible. Nuestro profundo agradecimiento a todas y cada una de esas personas.

También nuestro agradecimiento a nuestros fieles lectores, gracias a quienes nuestro trabajo tiene cada vez mayor significado; y a nuestros patrocinadores, gracias a quienes ese esfuerzo logra salir a las calles.

Por otro lado, la edición número 200 también coincide con el 30 aniversario de la revolución nicaragüense este 19 de julio; una revolución que vino a cambiar por completo el paradigma económico y social de nuestro país…y que 30 años después aún continúa acoplándose.

Destacamos los 30 años de la revolución por su relevancia histórica y social y por lo que ésta significó para la nación y para la región; pero sobre todo por lo que significó para dos generaciones de nicaragüenses: la que la provocó y la que nació de ella.

La primera generación la componen los hoy líderes políticos, sociales y económicos, que siguen siendo un referente en el destino de nuestra patria.

La segunda generación la componemos los hijos e hijas de aquellos y aquellas; los jóvenes de hoy que en medio de incertidumbre profesional, competitividad social y desvinculación histórica, no hemos logrado articular nuestro propio proyecto de nación; esa nación que para bien o para mal, tenemos que ahora recoger de las manos de nuestros antecesores.

Esta edición está dedicada a responder una simple pregunta: ¿estamos dispuestos a definir nuestro futuro por lo que aprendimos de nuestra historia? Cinco personalidades que se involucraron en el diseño y ejecución del plan socioeconómico revolucionario, nos dan sus apreciaciones y comparten sus lecciones. Las destacamos íntegramente en nuestra próxima edición.

Esperamos que esta edición, además de ser especial para nosotros, sea también un pequeño aporte en el arduo proceso de construir una nación.

Arriba     Comentar
 
  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado