8 de agosto de 2008 - Managua, Nicaragua
¿Se desinfla la burbuja del Petróleo?

En los últimos días el mundo ha comenzado a ver el desinfle de la burbuja del petróleo, ya que el precio de éste producto ha bajado a casi U$ 116. después de haber alcanzado niveles cercanos a los U$150. No podemos todavía afirmar que no volverá a subir, pero una vez más, el mercado está señalando que la oferta y demanda están funcionando. Pareciese que los altos precios han incidido en obligar a reducir el consumo, y a replantear la necesidad del ajuste en la manera que se ha venido funcionando.

Este aparente desinfle de ésta burbuja es una buena noticia para todos los países consumidores, ya que al bajar el precio del petróleo se reducen las presiones inflacionarias que la mayoría de los países en el mundo, incluido Nicaragua, han venido experimentando. Por lo que también es una buena noticia para los pobres, porque en la medida que se reduzcan las presiones que ocasionan la subida de los precios, también los pobres sufren menos.

Compartir esta buena noticia es necesario, para facilitar los replanteamientos que obligatoriamente el país tendrá que hacerse en temas como el control del gasto interno, así como el registro de la ayuda, tanto de fuentes tradicionales como de las no tradicionales, para tener una política antiinflacionaria coherente, y acorde con las posibilidades del país.

Evidentemente en la medida que los precios del petróleo comiencen a asentarse en niveles menos agresivos de lo que han estado, Nicaragua verá con más claridad porqué la ayuda de fuentes tradicionales continúa siendo tan trascendental, y porqué es tan necesario mantener el diálogo abierto con la comunidad de donantes, tanto de fuentes tradicionales cómo no tradicionales. Tal vez también es el momento para comenzar a eliminar los fantasmas que se han creado en la mente de algunas autoridades alrededor de los cooperantes tradicionales de Nicaragua.

Los Nicaragüenses somos los llamados a definir lo que queremos de nuestro país, y debemos ver a la cooperación externa como complemento a nuestro propio esfuerzo. No es que nos vienen a decir que es lo que tenemos que hacer, pero sí estar conscientes de que sus aportes tanto materiales como de opiniones no deben descalificarse, y al contrario habría que ser lo suficientemente maduros para recoger las opiniones que nos ayudan y convencerles de aquello en lo que no se pudiera estar de acuerdo. El país exige esa madurez y por tanto también exige que los fantasmas de nuestras mentes se vayan desinflando como esperamos que continúe sucediendo con la burbuja del petróleo.

Managua, Agosto 2008

Arriba     Comentar
 
  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado