14 de noviembre de 2011 - Managua, Nicaragua


FotoGilda Charlotte Sánchez Padilla

La nueva forma de hacer negocios de una empresa conlleva a definir una estrategia de Responsabilidad Social Empresarial (RSE), la cual es entendida como las prácticas voluntarias que van más allá de las legalmente establecidas. Dichas prácticas tienen un amplio ámbito de acción a nivel interno, con sus colaboradores. Así lo percibe el 26.7% de la población entrevistada, que asocia la RSE con el compromiso que la empresa tiene con sus trabajadores. De igual modo un 52.3% de los encuestados distingue a una empresa socialmente responsable de otra que no lo es, en la medida que sus empleados se sienten satisfechos y contentos con sus puestos.

Las empresas, por su parte, han reconocido el papel preponderante que tienen en el desarrollo de su propio capital humano, ya que en el primer lugar de importancia se encuentran los colaboradores, en comparación con el resto de los grupos de interés (clientes, junta directiva, comunidad, proveedores, gobierno, organizaciones sociales, otros). En este sentido, las expectativas de la población están en correspondencia con las prioridades de la empresa, siendo más positivo todavía que la población percibe esta priorización, pues el 27% de ellos considera que las empresas realizan prácticas de responsabilidad social para aumentar la satisfacción de sus colaboradores y aumentar su rendimiento.

Condiciones de trabajo para contribuir al desarrollo personal



Como efecto de este reconocimiento, las empresas han comenzado a otorgar beneficios adicionales a los establecidos por la ley en lo referente a las condiciones de trabajo de los colaboradores. Al respecto, todas las empresas entrevistadas manifestaron que dan otros beneficios e incentivos económicos adicionales al salario de sus colaboradores, entre los que sobresalen: subsidio alimenticio, bono por rendimientos y otros incentivos que contribuyen a mejorar el nivel de vida de los colaboradores.

De igual modo, las medidas de seguridad adoptadas por las empresas trascienden lo establecido en el Código del Trabajo. El 86% de las empresas entrevistadas tiene una política de salud ocupacional que, además de vigilar por la seguridad del lugar, brinda capacitaciones y diseña programas de monitoreo en conjunto con los colaboradores. Estas acciones son reconocidas por el 80% de los encuestados que consideran que las empresas proporcionan el equipo necesario para la protección de sus trabajadores en las actividades que realizan; sin embargo el 50% señala que son pocas las empresas con instalaciones físicas en buen estado.

Los colaboradores y las relaciones laborales



La investigación de FIDEG señala que las empresas participantes están utilizando diversos instrumentos para promover la comunicación entre empleador y empleado. La retroalimentación se logra a través de la realización de encuestas de clima laboral, reuniones periódicas con los colaboradores y otros canales como el correo electrónico e intranet. Con el mismo fin, algunas empresas (14%) han implementado el concepto de puertas abiertas que pretende eliminar las barreras burocráticas internas de comunicación.

La otra manera que utilizan para fomentar una comunicación efectiva es la creación de confianza entre los colaboradores y directivos; al respecto se evidencia que 86% de las empresas entrevistadas llevan a cabo acciones para fomentar los espacios de convivencia, siendo los más comunes: celebración de cumpleaños del personal y las fiestas de fin de año. Sin embargo, la comunicación deber ser más que eso, por lo que es importante que cada colaborador tenga un conocimiento claro de cada una de las acciones que las empresas realizan, principalmente cuando estas están relacionadas con las deducciones al ingreso. Cinco y siete de cada diez personas entrevistadas consideran que no se explica a los colaboradores la deducción de la seguridad social ni del Impuesto sobre la Renta (IR) respectivamente.

Generando oportunidades para mejorar el bienestar



Las empresas están generando la oportunidad a sus colaboradores de ascender profesionalmente y mejorar sus ingresos, mediante la capacitación técnica (72%), lo cual es altamente reconocido por la población (90.5%) aunque consideran que lo que se hace al respecto aún es poco (69.8%). Mediante las facilidades para terminar los estudios universitarios (52%) lo que es percibido por la población, pero aún de manera incipiente (77.5%). También a través de la formación en liderazgo (48%) y el otorgamiento de becas de estudio para los colaboradores o sus hijos, última actividad que es practicada con menos frecuencia, pero que es una expectativa de seis de cada diez personas entrevistadas.

Además, las empresas están tratando de incidir en el bienestar integral de sus colaboradores mediante acciones que permiten mantener el equilibrio entre la vida familiar y su responsabilidad laboral. Este tipo de actividades están siendo desarrolladas por el 68% de las empresas entrevistadas, siendo la práctica más común (44.1%) el otorgar permisos a los colaboradores para que asistan a las actividades escolares de sus hijos. No obstante, estas iniciativas no responden necesariamente a las prioridades de la población; ya que las personas consideran como acciones muy importantes la flexibilidad para obtener permisos y atender a sus familiares en emergencias médicas (84.8%) y el contar con una guardería infantil (71.3%), lo cual contrasta con que solo el 4.4% de las empresas tiene este beneficio para los trabajadores.

La apropiación de la responsabilidad social por parte de las empresas en Nicaragua es un proceso dinámico y conlleva buenos resultados. Según los resultados del estudio, se han dado avances significativos pero se requiere mejorar algunas de las acciones que se están impulsando, dado que la mejor valoración es que estas respondan a las necesidades y expectativas de la población. En este sentido, se hace necesario mejorar la comunicación a la hora de definir los programas, es decir, hacer un alto en la aplicación de sus instrumentos y comenzar a adecuarlos a las necesidades más sentidas de su personal.

*En base a resultados del estudio Impacto de las Prácticas de Responsabilidad Social Empresarial en beneficio de la sociedad nicaragüense, FIDEG 2011. El estudio se realizó en: Chinandega, León, Managua y Estelí, la información se obtuvo por medio de una encuesta a 600 personas y entrevistas a 50 empresas. Los porcentajes de opinión de la población y de lo que hacen las empresas corresponden a la muestra señalada anteriormente, por lo cual se delimita la interpretación a estos dos grupos y al espacio geográfico antes mencionado.


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado