20 de julio de 2011 - Managua, Nicaragua


FotoGilda Charlotte Sánchez Padilla

Síntesis del Estudio Comparación de la Competitividad de la Industria del Vestuario en Nicaragua. Elaborado por: O´Rourke Group Partners, LLC.


Al mes de Abril del 2011 las exportaciones de vestuario aumentaron un 24% respecto al año anterior y la meta es llegar a un aumento anual del 30%. La industria del vestuario y la confección está demostrando ser uno de los sectores exportadores más dinámicos en Nicaragua, ya que hay claras señales de recuperación y dinamismo después de que dicha actividad se vio afectada por contracciones del consumo internacional como consecuencia de la recién pasada crisis financiera mundial. A la vez, las exportaciones globales de manufactura hacia Estados Unidos han aumentado en mil millones de dólares, respecto al año pasado.

Cabe señalar que la producción de vestuario regional representa entre el 5% y el 15% de los programas de abastecimiento de los clientes estadounidenses y que las exportaciones de Nicaragua representan el 1% del consumo en vestuario de Estados Unidos. Por ello es importante ubicarse competitivamente para ganar espacio en el mercado, atrayendo a la vez mayores inversiones extranjeras y generando trabajo a los pobladores locales.

La ventaja competitiva de Nicaragua



El estudio “Comparación de la Competitividad de la Industria del Vestuario en Nicaragua” financiado por CARANA y el programa Empresas y Empleo de USAID, elaborado por O´Rourke Group Partners, LLC y presentado por Pro-Nicaragua, indica que esta industria del vestuario compite con el resto de países productores fundamentalmente a través de los costos. Nicaragua tiene los segundos costos más bajos de la región después de Haiti y presentan otras ventajas en productividad, costos de la materia prima y tiempo de respuesta en comparación con los fabricantes Asiáticos.

• Segundos costos de producción más bajos



Costos laborales

Nicaragua presenta los segundos costos laborales más bajos de la región, equivalente a U$ 1.05 la hora hombre incluyendo gastos sociales. Por otro lado, se han negociado tasas de salario mínimo para los tres años siguientes, lo que permite a fabricantes e inversionistas una herramienta más realista para su planificación financiera de largo plazo, ubicando a Nicaragua con una ventaja competitiva frente al resto de países productores.

El país con menores costos laborales es Haití que registra valores un 18% inferior a los nacionales. Sin embargo, la menor productividad laboral y la falta de infraestructura de Haití invalidan esta ventaja. Por su parte, los costos laborales en China han seguido aumentando en los últimos años (del 18% al 24% en 2010). Si bien Bangladesh y Vietnam tienen costos laborales mucho menores a Nicaragua, el aumento de otros costos de producción como la energía y el algodón estrechan la ventaja que podría reportarles.

Foto


Costos de materias primas

El costo del algodón se ha duplicado debido al aumento de su consumo y a la escasez de tierras para su cultivo en China. Esto ha provocado que se aminoren considerablemente las diferencias de costos entre las telas de fuentes asiáticas y las provenientes de Norteamérica y Centroamérica, beneficiando principalmente a Nicaragua; ya que según O´Rourke Group Partners, los costos de producción del vestuario básico (pantalones vaqueros (jeans), pantalones y camisas de poliéster y camisas tipo polo) -producido tanto con tela importada de los países del CAFTA como con la tela traída de China- son más bajos en Nicaragua que en el resto de Centroamérica y Asía. De forma que las prendas que necesitan más yardas y telas más pesadas disfrutan de la máxima ventaja regional y nacional.

• Productividad y capital humano



La productividad de los trabajadores de la industria nacional alcanzan un 65% de la norma internacional de productividad, lo cual es menor al porcentaje alcanzado por países de la región como México, Honduras y Guatemala que reportan costos laborales más elevados. Pero que es superior a la de Haití, Bangladesh y Vietnam que registran costos laborales inferiores a los nacionales. Esto aunado a que los trabajadores capacitados de China quieren irse a otras fábricas que paguen mejor, genera más competitividad a los trabajadores y fábricas nicaragüenses.

Foto


Recuadro 1: Diferencias de productividad entre las fábricas de un mismo país



Entre los países estudiados, se pueden encontrar en las fábricas niveles de productividad laboral que van desde un mínimo del 40% hasta no menos del 85%. Por lo general, existen diferenciales del 20% al 25% dentro de un mismo país. Estas diferencias entre fábricas se deben a varios factores:
1. La sofisticación de la ingeniería de la fábrica, el tipo del sistema de manufactura y los métodos utilizados
2. Los niveles de automatización en el corte, la confección, el acabado y empaque
3. La administración de la fábrica
4. La sofisticación del programa de capacitación de supervisores y operarios en manufactura
5. Las destrezas de los supervisores en idiomas (si son de propiedad extranjera)
6. El mantenimiento del equipo
7. La frecuencia de los cambios de estilo
8. La idoneidad de los empleados, en relación con su alfabetización básica y destrezas
9. Las metas alcanzables de producción, en relación con destajo/bonificación
10. Los niveles de temperatura y humedad del clima
11. Las condiciones de trabajo

• Tiempo de respuesta al mercado



Al respecto Nicaragua saca ventaja, ya que la proximidad al mercado estadounidense ayuda a la reducción del tiempo de respuesta de los pedidos y reduce los costos de inventarios. El tiempo de respuesta de Nicaragua -que incluye la adquisición de las telas regionales- suele promediar entre los 52 y 60 días y se puede reducir hasta los 42 días. Los productos semejantes provenientes de China están tomando un promedio de 90 a 140 días. Sin bien el tiempo total de respuesta es ventajoso, en comparación con Haití y las opciones asiáticas, no lo es respecto a otros competidores centroamericanos.

La “entrega rápida al mercado” constituye una ventaja clave, ya que es una de las razones primordiales para seleccionar opciones regionales de manufactura o aprovisionamiento. Aunado a que las tendencias en el mercado estadounidense cada vez favorecerán más los ciclos más cortos de producción por los programas de moda más rápida y de reabastecimiento, por lo cual habrá oportunidades cada vez mayores de aumentos de la producción y de la inversión extranjera directa.

• Otras ventajas



A estas ventajas en costos y productividad se suman los incentivos a este tipo de inversión; en los que sobresale la exención tributaria durante diez años, la fuerza laboral productiva y eficiente y una baja escala salarial. Así mismo, las opciones, alquileres y servicios de los parques industriales de Nicaragua se consideran muy buenos. Una ventaja cada vez mayor para Nicaragua es que tiene la mejor seguridad y protección ciudadana de Centroamérica y México, según indica un reciente estudio de la CID Gallup Latinoamérica.

Desventajas para la competitividad de Nicaragua



Leve desventaja en el tiempo de respuesta

Nicaragua tiene una leve desventaja en tiempo de respuesta en comparación con México y otros países del CAFTA-DR, pues ellos entregan en dos o tres días menos. Esto se debe a los atrasos en la tramitación y despacho de aduanas, tanto para la importación de insumos de materias primas y muestras, como para la exportación de prendas. Y por las demoras que ocasiona la falta de infraestructura de transporte; ya que la mayoría de la producción se envía por vía marítima a Miami, desde el puerto de Honduras, lo que implica un día más de atraso; además de la desventaja ocasionada por el costo adicional de flete terrestre.

Esto afecta especialmente al mercado de moda pasajera (fast fashion). Sin embrago, esta debilidad es contrarrestada por las desventaja que Honduras, Guatemala y El Salvador tienen frente a Nicaragua en lo que respecta al costo de las prendas. En el caso de la producción para reabastecimiento, se ve afectada por el costo adicional del transporte terrestre, más que por los retrasos en días de respuesta.

Falta de capacidad local en telas de tejido de punto

En Centroamérica no existe ninguna capacidad para fabricar telas de mezclilla de tejido plano y los suministros se importan de México y Estados Unidos. Dada la importancia considerable y creciente de Nicaragua como proveedor de pantalones casuales de tejido plano, el establecimiento de una capacidad local de este tipo de tejido, teñido y acabado relacionados puede ser ventajoso, pues reduciría el tiempo de respuesta, los costos de transporte y aumentaría la producción de manufactura. Además, la reapertura de la fábrica de mezclilla ITG Cone Denim en Nicaragua generaría empleo directo.

Productividad de la mano de obra

La productividad promedio en Nicaragua es de 65% de la norma internacional en contraposición a la de Honduras, El Salvador y Guatemala que oscila entre el 70% y 75%. Nicaragua necesita reforzar su productividad hasta alcanzar una meta del 75% en el corto plazo.

Costos de la energía eléctrica

Con excepción de Haití, los costos de la energía en Nicaragua son más elevados que los de otras opciones regionales.

Haciendo sostenibles las ventajas competitivas del sector



Para aprovechar las ventajas competitivas de Nicaragua en la industria del vestuario, es necesario potencializar sus fortalezas a la vez que se trabaja sobre las debilidades. Uno de los primeros pasos debe ser mejorar la productividad de la mano de obra, para ello los investigadores proponen que esto sea con un programa similar al de Haití en que USAID financia la capacitación de los operarios. A la vez, se debe promover desde la esfera privada y pública la innovación tecnológica en los sistemas de producción; así como la capacitación del capital humano, a través de la creación de espacios de educación especializada en coordinación con las universidades e institutos técnicos nacionales.

A lo interno de las empresas o bien como gremio, estas deben participar más activamente en eventos y medios comerciales, forjar relaciones con empresas de contabilidad y asesoría legal especializadas en vestuario en EE.UU. y desarrollar metas de estrategias de inversión más específicas a productos, mercados y países que les permitan responder más rápida y pertinentemente a las demandas del mercado. Además deben diferenciarse los productos nacionales de los del resto de la región mediante la agregación de valor y la fabricación de productos completos. Uno de los productos en los que se podría aprovechar las ventajas competitivas del país es en los pantalones de mezclilla, ya que no se producen en Centroamérica y tienen un alto costo de transporte.

Es importante integrar verticalmente la industria y mejorar la infraestructura. Ya existen indicios al respecto, pues se tiene planeado sembrar 2800 manzanas de tierra de algodón como proyecto piloto, con financiamiento concesional del gobierno al productor. También se han planteado proyectos encaminados a la reconversión de la matriz energética y se está trabajando el tema de la construcción de puertos en el Rama y Corinto y a largo plazo en Monky Point. Ambas acciones incidirán en la reducción del tiempo de entrega y del costo de transporte de los productos, aumentando la competitividad nacional.

Recuadro 2: Ventaja adicional en el CAFTA-DR a través de los Niveles de Tarifas Preferenciales (TPL por sus siglas en inglés)



El CAFTA-DR proporciona una ventaja competitiva adicional a Nicaragua en lo que a los costos se refiere, ya que es el único del CAFTA-DR al que se le permite exportar prendas de vestir y textiles sin el pago de aranceles a la importación y que está exenta de cumplir con la regla de origen negociada en el tratado por un periodo de 10 años. Esto lo hace mediante el mecanismo de niveles de tarifas preferenciales (TPL por sus siglas en inglés) que permite, sujeto a una cuota (100 millones de m2 equivalente), importar materias primas textiles de países que no forman parte del tratado, para que sean incorporadas a las prendas, de tal manera que no pierdan la preferencia del acuerdo.

O´Rourke Group Partners considera que el país tiene TPL a su disposición. Aunque se tiene previsto que caduquen en un par de años, hay expectativas positivas de su renovación como incentivo a la demanda del mercado de textiles estadounidense. Pero Nicaragua debe mejorar su capacidad de producción de tejido para anclar la industria localmente (especialmente de tejido de punto, ya que el 78% de las exportaciones de Nicaragua son de este tipo de tejido).


Arriba     Imprimir     Enviar a un amigo     Comentar

Comentarios

Comentar
Nombre: *
Email: *
Comentarios: *
Verificación: *





 

  Blogs | El Observador (ver más)
Ante la cotidiana realidad de ser pobres
Gilda Charlotte Sánchez Padilla
Doble Motivo para Celebrar!!!
Juan Ignacio Martínez
¿Centellas de luz al final del túnel?
Alejandro Martínez Cuenca, PhD



Lo más escrito


Lo más leido Lo más comentado Lo más enviado